Icono del sitio El Jardín de Atrás

¿Qué insectos son perjudiciales para las plantas del jardín?

Plagas del jardín

¿Alguna vez te ha pasado que de la noche a la mañana tu huerto o jardín ha dejado de lucir precioso a ser todo un desastre? Muchos propietarios de jardines y huertos particulares se han tenido que enfrentar en alguna ocasión a dichas circunstancias en las que sus plantas comienzan a morirse de forma inexplicable (aparentemente), a pesar del esmero y cuidados que les proporcionan. En la mayoría de los casos, esto se debe a plagas de insectos en huertos y jardines, una situación a la que muchos usuarios no sabe cómo enfrentarse.

Por ello, en este artículo os vamos a echar un cable con una serie de consejos sobre plagas de insectos en jardines y cómo solucionarlas. Además, hemos consultado a Denfor, expertos en plagas de insectos, que nos han ayudado a saber cómo identificar las plagas de insectos en el jardín.

¿Qué plagas de insectos puedo encontrar en el jardín y huerto?

Nuestros jardines y huertos son pequeños ecosistemas que necesitan cierto equilibrio natural y, para ello los insectos son necesarios. Sin embargo, no todos los insectos tienen consecuencias positivas para nuestros jardines. De hecho, los hay que pueden acabar siendo muy perjudiciales para ellos. En consecuencia, es muy importante saber identificarlos para prevenirlos antes que causen el desastre.

Plagas de pulgón en el jardín

En primer lugar, la llegada de la primavera y el buen tiempo trae consigo las plagas de pulgón, sobretodo si en nuestros huertos y jardines se dan lugar una serie de factores clave como: exceso de fertilizantes o ambientes demasiado secos. Esta situación hace que estos insectos, al igual que la mosca blanca, la araña roja y las cochinillas se concentren en nuestros jardines para alimentarse de nuestras plantas, succionando su savia y segregando una sustancia que impide que puedan hacer la fotosíntesis, haciendo que aún se debiliten más.

Plaga de pulgón en rosales

Las plagas de pulgón son una de las más famosas, ya que sus colonias son las más grandes del mundo por su rápida reproducción. Estos se alojan en el envés de las hojas y se alimentan de los brotes tiernos y hojas más nuevas. Además, son transmisores de virus que infectan a nuestras plantas al picarlas. En consecuencia, apreciamos que las hojas de nuestras plantas amarillean y se deforman.

La identificación de este insecto es sencilla, ya que tienen un cuerpo abombado y patas largas, sobre su cabeza presentan dos antenas. Además, tienen alas. Uno de los problemas de las plagas de pulgones es que atacan todo tipo de plantas.

Plaga de hormiga negra en el jardín

Las hormigas son uno de los insectos más comunes en los jardines y las aliadas perfectas para los pulgones. De hecho, la presencia de estos atrae a las hormigas, ya que lo que ellas buscan es la melaza que se genera cuando el pulgón chupa la savia de las hojas. Al mismo tiempo, las hormigas son las responsables del hongo negrilla.

Plaga de escarabajos en el huerto

Estos afectan a las plantas de las patatas y otras solanáceas como las berenjenas y el tomate. Por suerte son fáciles de identificar gracias a su color y forma, además de las consecuencias que dejan en las plantas: mordeduras en las hojas y excrementos oscuros. Además, sus huevos son de color naranja y los depositan en el envés de las hojas. Sus larvas son muy voraces, pudiendo matar una planta en pocos días.

Plaga de mariposa de geranio en el jardín

Conocida también como mariposa africana, un bonito insecto procedente de África, que causa verdaderos destrozos en los geranios en ambientes muy cálidos y con riegos excesivos. Estas dos condiciones son perfectas para que dichas mariposas se desarrollen en un ámbito en el que no existen predadores que les suponga una amenaza. En consecuencia, depositan sus huevos en los capullos de las flores para, después, convertirse en orugas que se alimentarán de dichos capullos y secarán la planta por completo tras haber taladrado las ramas y los tallos.

Plaga de mariposa africana

Por todo esto, para evitar el exterminio total de nuestros jardines por parte de esta mariposa, al primer síntoma de su presencia debemos podar las partes afectadas y separar las plantas para evitar su propagación.

Plaga de mosca blanca en el jardín

Al igual que el pulgón, la mosca blanca es polífaga (ataca a muchos tipos de plantas) y las debilita tras absorber su savia. De hecho, los síntomas son muy parecidos: hojas enrolladas y secas, debilitamiento de las plantas y dejar de crecer frutos. A la hora de identificarlas, son bichos pequeños de color blanco con alas que, también viven en el envés de las hojas.

Plaga de araña roja en el huerto

Tanto la araña roja como la amarilla son muy comunes en nuestros huertos y pueden atacar a todas nuestras plantaciones, además su amenaza se extiende hasta los jardines, concretamente en plantas como los crisantemos y los rosales.

Al ser diminutas no se distinguen bien. Sin embargo, podemos identificar su presencia gracias a la tela cristalina y las manchas amarillas que deja en las hojas.

Plaga de cochinilla en el huerto

Las cochinillas se quedan pegadas a los tallos, brotes y frutos de las plantas para absorber su savia. Son insectos con un tamaño de unos 2/3 mm, que se diferencian de otros insectos por un polvillo blanco que las rodea. Estas también segregan melaza, por lo que dicha humedad es beneficiosa para la aparición del hongo negrilla y para atraer a las hormigas, una vez más.

Son insectos muy comunes en los jardines con rosales, geranios o adelfas y huertos en los que encontramos cítricos y otros tipos de frutales y plantas aromáticas. Se trata de una plaga muy típica y dañina en los huertos.

Plaga de cochinilla en el jardín

¿Cómo evitar plagas en los jardines?

Una de las formas más eficientes de acabar con las plagas en los huertos y jardines es usando plaguicidas químicos que podemos encontrar en tiendas de jardinería. Sin embargo, si pretendemos tener un huerto y jardín ecológicos, estos no son los más indicados. Por otra parte, la OMS indicó hace unos años que los plaguicidas también son potencialmente tóxicos para los seres humanos, pudiendo provocar efectos perjudiciales para la salud.

Como alternativa a estos, y antes de que se inventaran, los agricultores empleaban otros remedios naturales para deshacerse de estos invasores, como por ejemplo:

Como veis, no es imposible mantener a raya las plagas en nuestros huertos y jardines. Basta con estar un poco atentos y emplear las mejores soluciones caseras en función del insecto que hayamos encontrado alojado en nuestras plantas.

Salir de la versión móvil